22 de Septiembre 2001

El Picador en Ecija Feria Septiembre 2001

D José Manuel Ruiz Pérez

 

Recibimos en nuestra enfermería al final del último toro a este joven picador que manifiesta dolencias agudas en su muñeca derecha.

Después de picar su toro este se resbala con la pica puesta y la muñeca se resiente al distenderse.  Esto podría ser una simple distensión o esguince de esta articulación.  Sin embargo a la exploración notamos que el dolor agudo se refiere a la zona profunda en dirección al hueso escafoides.

Se advierte el tremendo tamaño y peso del morlaco de nuestro amigo D. Manuel Ángel Millares el ganadero de la tarde.

Citamos al paciente al día siguiente para hacerle un estudio radiológico.

Nuestro primer diagnóstico fue: Probable Fisura del hueso calcáneo.  Como de costumbre pusimos tratamiento médico, postural, inmovilización en postura adecuada con vendaje y crío terapia.

Y nos llevamos una sorpresa nada ver la placa...

 

El hueso escafoides está partido por la mitad y además tiene zonas de necrosis ósea e incluso una excrescencia ósea tipo espinoso en el fragmento distal.

Esto quería decir que este señor tuvo una fractura antigua. Que según la anamnesis se produjo hace tres años y desde entonces  viene toreando y reiteradamente volviendo a partirse en dos el hueso; si es que alguna vez se soldó.

Lesión típica de los picadores.  Hueso que ya no puede soldar y sólo nos queda el recurso de intervenir si las molestias lo ameritan y colocar algún tipo de fijación.

 

Detalle radiológico.

De momento baja por accidente laboral. Inmovilización por 10 días y revisión de evolución. 

Pronóstico menos grave.

 

Drs. R. Morales Maruri, Miguel Vaz  y Bachour Bachour.

 

Atrás

 

 

 

El Picador

 

                            Picador

                  Mujer picadora

 

    El picador es la figura más desfavorecida de la fiesta de los toros y sin ellos no se podría torear ni hacer faena de arte frente al toro.

    Hoy en día la imagen del picador es la peor vista por el público no entendido, más de un 70% de los espectadores. Esta imagen viene producida por la poca fuerza y las caídas que tienen los toros. También el toro se ve impotente ante un muro infranqueable que son los caballos, de más de 800 Kilos, y el peto, que también pesa lo suyo.

    Ya que la fiesta es cruenta con el toro, muchos espectadores se hacen solidarios con él por el castigo dado por el picador.

    Como todo aficionado sabe, al toro se le pica para aminorar la fuerza y la brusquedad y poderle aormar para la faena de la muleta.

    El termómetro de la bravura también se mide en el caballo, labor que lleva el buen picador, sabiendo llamar al toro en el segundo pullazo, que para mí es el más importante pues en el primero el animal va por propio instinto.

    También hay toreros que usan al picador para masacrar al toro y ensañarse con él y así tener menos riesgo, esto es de ser poco profesional; una de estas artimañas es taparle la salida al toro. Esto se inventó para poder picar a los toros mansos.

    Y así entre unas cosas y otras la imagen del picador se va deteriorando, pero siempre para el no entendido.

    Antiguamente, la figura más importante de la fiesta era la del picador, ante que se concibiera el toreo como hoy lo vemos.

    El picador, con su fortaleza, era el que aguantaba al animal en su brusca envestida. Hoy en día es el único subalterno que lleva su chaquetilla bordada en oro, en honor, a que en su día, él era la figura más importante, tanto es así que era el que firmaba los contratos.

    Actualmente hay muy buenos picadores como Efrén Acosta, picador de El Zotoluco, que en la feria de otoño de Madrid picó un toro de Victorino maravillosamente, pues no hay una imagen más bonita en una corrida que ver ir al toro, desde lejos, hacia el  caballo.

 

Monosabios

 

    También los picadores tienen sus auxiliadores que son los monosabios,  nombre que se le dio por un circo que vino a Madrid y traían unos monos bailarines que vestían con una casaquilla roja.

    Los monosabios, dentro del organigrama de la fiesta, tienen su importancia aunque antiguamente tenían un cometido mayor que ahora. Tenían que coser las heridas y retirar a los caballos muertos, que eran bastantes en cada corrida. Hoy en día, su cometido es vestir a los caballos con los petos, auxiliar a los picadores en el ruedo en caso de caída y revisar las picas y las varas.

Los mulilleros

    Los mulilleros son los personas que con el tiro de mulas (también se suelen usar caballos fuertes) retiran a los toros hasta el desolladero. Aunque también, como muestra la foto, en las plazas portátiles o de tercera categoría, utilizan maquinaria pesada. Esto si que es una fea imagen dentro del espectáculo taurino.

 

Gilberto Hernández Vallecillo