Aníbal Ruiz
.
.
.

    Ciudad Real
    18 de Agosto de 2009

    Aníbal Ruiz Alcañiz
    Torero

    Sufre cogida y cornada facial  que le afecta todos los planos del lado derecho del labio superior.

    En ese momento el paciente manifiesta ver doble; teniendo que cerrar un ojo para poder seguir toreando y matar el toro.

    Tenía gran dolor en el lado izquierdo de la  cara. Y es que también el traumatismo le había afectado el nervio óptico y además sufría fractura de hueso malar (pómulo). De ahí viene la diplopía (visión doble).

    Tengamos en cuenta que la cercanía del ojo al pómulo es de milímetros, máxime cuando hay fractura y en mayor o menor medida, desplazamiento de fragmentos malares.

    Y mucho más aún; detrás del globo ocular y sin protección ósea ninguna, está el cerebro.

    Esto viene a colación por significar sin dudas ningunas, lo peligroso que es andar entre toros y más aún pelearse con ellos.  Recordemos a Granero.

    Le retiran las suturas del labio recientemente. La fractura tiene como tratamiento el tiempo.

    Persiste una pequeña dismetría facial, con leve elevamiento de la fosa nasal izquierda, que quizás se deba a la infamación de la zona; y luego se recoloque en su sitio, o se deba a una nueva colocación de los fragmentos óseos, en cuyo caso persistiría.

    De todas maneras  casi vuelve a nacer.

    Continúa con su tratamiento instaurado y reposo relativo. Y digo relativo porque hace tres días otro toro lo ha vuelto a coger.

     Dr. Morales Maruri
.

   

.