Anibal Ruiz
.  

    Anibal Ruiz

    Matador de toros.

    Julio 9, 2007s

    En la ganadería de los hermanos Garzón durante el curso de una retienta de vacas el día Jueves pasado 6 de Julio 07 fue cogido y volteado.

    El resultado una lesión en el muslo que le imposibilita funcionalmente.

    Era una vaca vieja; nada menos que de 14 años. "Se dejaba" según Anibal por el Izquierdo , "pero por el otro no tenía ni un pase" y terminó cogiéndole por ese, el lado malo.

    En resumen nos llama para revisión. Telefónicamente nos relata el percance y le damos los primeros consejos. Frío local combinado con vendaje compresivo.

    En la revisión en consulta, encontramos a la exploración una cavidad por la que penetra nuestra falange y llega hasta la fascia muscular donde se palpa desgarro. En tras palabras; el diestro lleva consigo un recuerdo de la vaca en forma de puntazo que abarca celular subcutáneo, fascia muscular y probablemente músculo por el hematoma que circunda el punto del sello del pitón.

    El sello del pitón es el punto donde el cuerno toca la piel y desde hace muchos años lo bautizamos de esa manera porque deja una huella como tal y desde entonces nos referimos al sello del pitón.

.  
Anibal cor cer
.  

    Elementos de la lesión.

    En esta imágen se ve menos el sello; debería ser una lesión cutánea de 1-2 cm. de diámetro.Lo que nos induce a pensar en que el asta era corni-gorda o que estaba despuntada o que simplemente no erosionó la piel; porque en cambio la cola de la lesión, es decir: el dibujo que deja el cuerno al alejarse (o varetazo) si es lineal y fino como de 1 cm. de grosor.

    Vemos además la zona central totalmente lívida. Nunca mejor usado este término que implica falta de sangre. Esto se produce por ser el lugar donde el asta se introduce en las carnes del torero sin llegar a perforar y que debido al estiramiento (hay que pensar que este trozo de piel soporta por instantes todo el peso del diestro) arranca el sistema vascular e esa zona de la piel y lo deja exangüe.

    Siempre en una lesión cerrada tenemos que encontrar aeta central blanquecina rodeada de un collar morado. El hematoma.

    El hematoma representa los restos del sangrado lesional y peri lesional, que no colorea la piel central probablemente porque el estiramiento ha apergaminado la piel hasta dejarla como un papel de fumar.que no puede ni tomar el pigmento sanguineo.

    Queda tan fina la piel que una ocasión pudimos ver una gran cornada cerrada en un Rejoneador que después de la embestida y cogida el morlaco le infirió una gran y profunda cornada cerrada que protruía de la parte lateral del muslo como una pelota de tenis a la altura de la aponeurosis de Scarpa. Al ser ayudado a montar de nuevo despues del trauma y el inmenso susto por el que pasamos todos, la mano que le ayudaba a la monta explotó la lesión y convirtió la cornada cerrada inicial en una herida abierta que operamos inmediatamente en la plaza de toros.

    En resumen: Sello del pitón, Zona central clara, Hematoma peri- lesional y varetazo.

    Si nos fijamos y sabemos leer estas lesiones podemos incluso tener un documento pintado en la piel del paciente y elucubrar como se produjo.

    En este caso el torero estaba de pié fue alcanzado (cogido), levantado(con el pitón invaginado), girado por los aires y el pitón abandona el torero cuando lo tenía cabeza abajo con dirección a sus pies . (varetazo)

.
Anibal L profunda
.  
    En esta imagen podemos apreciar claramente como el dedo que explora invagina la piel del muslo hacia dentro de manera que el hematoma circundante a la lesión desaparece parcialmente dentro de la misma.
.  
Anibconsulta
.  

    La evolución del paciente es satisfactoria.

    Con la crio- terapia y los anti inflamatorios mejora.

    La sintomatología va a menos ; lo que en nuestro protocolo de evolución implica no intervenir y continuar el reposo y la observación.

    Diagnóstico: Puntazo cerrado con probable afecación muscular.

    Pronóstico Leve S. C.

    Debe continuar tratamiento médico y reposo relativo.

    Firmado: Dr Raúl Morales Maruri.

    Sevilla 9 de Julio de 2007